3/3/2008

Práctica #8: Preparación de cadáveres

Técnica para la preparación de cadáveres por el método de inducción intravascular

La inmersión es un método que se usa frecuentemente por las escuelas de medicina oleopata (medicina humana). Consiste en que los cadáveres preparados por el método de la inducción, vía intravascular, con sustancias preservativas, son sumergidos en tinas o estanques lo cuales contienen soluciones, que evitan los hongos, las larvas de las moscas y lo más importante, el resecamiento del cadáver que se da generalmente al contacto con el ambiente.
La práctica que se describirá en esta práctica es similar a la anterior, siendo adaptada con unas modificaciones y, por supuesto trabajando en perros, borregos, equinos, etc., presentando al animal dietado 12 hrs. Antes de su sacrificio, y también desparasitado para evitar la presencia de garrapatas, ácaros..
En esta ocasión trabajaremos con ovinos, dado que nos interesa conocer a esta especie poligástrica, ya que en el curso pasado trabajamos con especies monogástricos (perro). La intención mera de preparar un borrego es conocer la disposición de sus cuatro estómagos, sin embargo, realizaremos posteriormente otras disecciones en otras regiones del cadáver.

METODOLOGÍA
La anestesi ideal para todas estas especies no es fácil de obtener, y requiere de un conocimiento farmacológico y propedéutico previo.
Todos los materiales, como anestesia, jeringas, formol, etc., nos será proporcionado por la facultad al igual que el laboratorio de Anatomía
.

Localización de la arteria carótida primitiva
La preparación de cadáveres por éste método, emplea vía vascular para la distribución de las sustancias preservativas, para embeber de ellas los tejidos del cadáver. Para tal fin tenemos que localizar una arteria que sea más o menos accesible, entre las que tenemos: la carótida primitiva, la femoral, la axilar; de ellas la usualmente empelada por ser la más cercana al corazón y por ende la vía óptima para realizar la sangría, será la
ARTERIA CARÓTIDA PRIMITIVA.



Para localizar la arteria antes mencionada, se practica una incisión en la región topográficamente hablando, cervical inferior, específicamente sobre la subregión traqueal, en su parte media, zona que deberá estar afeitada.
Esta región esta formada por los siguientes planos:
1. CUTÁNEO
2. CONJUNTIVO
3. SUBCUTÁNEO
4. MUSCULAR
5. CONJUNTIVO
6. CARTÍLAGO MUSCULOMEMBRANOSO
7. CONECTIVO
8. ESÓFAGO
9. MUSCULAR


corte transversal del cuello



La incisión primaria comprende únicamente el plano cutáneo. Posteriormente, se interesa la lámina muscular formada principalmente por: músculo ESTERNOHIOIDEO y OMOHIOIDEO, dejando al descubierto la tráquea y el paquete vasculonervioso que corre lateralmente a ella, a todo lo largo de la región.
Se debrida el paquete identificando la arteria fácilmente por medio del tacto. Siendo necesario separar del conjunto los dos elementos neurológicos que acompañan la arteria, los cuales son el NERVIO VAGO y el NERVIO RECURRENTE: estos 2 no deben ser seccionados.
Una vez identificada y separada la arteria del resto de los elementos del paquete, se procederá a practicar una ligadura en su porción más craneal y a realizar una muesca o corte incompleto en la arteria, debajo de la ligadura, dejando correr libremente la sangre fuera del vaso. El doble objeto de este método es que se realiza bajo la anestesia general, siendo así, incruenta y al mismo tiempo se necesita que el corazón siga su trabajo normal, expeliendo la sangre con potencia a tráves de la sección practicada en el vaso para facilitar el desalojamiento sanguíneo de las regiones distales al corazón, puede colgarse al espécimen del tren posterior.

Canalización e inducción
Por el sitio exacto en donde se practicó la sección se introduce la cánula realizando un amarre de seguridad, alrededor de la cánula ya canalizada.
La solución preservativa, introducida a la bomba está compuesta de:

Agua corriente 50%
Formol 20%
Alcohol etílico 10%
Fenol en solución (al 40%) 10%
Glicerina 10%

Al finalizar la inducción, constatando que los tejidos estén perfectamente embebidos de la solución. Si la sangría no fue correcta, se recomiendan inyecciones con jeringas hipodérmicas, en las porciones distales, con la misma solución. Al terminar se sutura la incisión en el cuello empleando puntos separados.

Conservación y mantenimiento
La bolsa no permitirá que se volatilice y evitará el resecamiento del animal. La solución mantendrá húmedos los tejidos y les preservará de larvas, moscas y hongos, llegando a mantenerse en condiciones aceptables un cadáver bien trabajado durando de 12 a 16 meses.
El cadáver ya preparado se pondrá al aire y al sol, hasta lograr que quede completamente seco. A continuación se introducirá dentro de una bolsa de plástico para guardarlo en una cámara de gas cerrada.


¡AHORA SÍ A ESTUDIAR AL BORREGO!!